jueves, 27 de octubre de 2016

LOS JUEVES UN RELATO: LA PUERTA




Recia, incólume, lapidaria, de un viejo rojo como de sangre seca, así ha quedado la puerta, luego de marcharte y cerrarla.
Entre pecho y espalda, se han quedado las palabras, esas que han sellado con siete cerrojos, el camino de la esperanza.
Te has ido y han sido tan duros y sentenciosos tus  dichos, que no me queda más que llorar y descascarar con lágrimas mi alma.
¡Qué lejos quedan los tiempos en que yo era tu vida, tu despertar y tu "hasta mañana"!
¡Qué lejos el sueño de la vigilia, que hoy se hace eterna, pensando que ya no escucharé el ruido de tus llaves al regreso!
Me dicen que así es la vida, que  aprenderás, que ya no sufra, que no hay experiencia ni consejo, al momento de vivirla y de transitarla.
Te espero. Te esperaré siempre al pie de la ventana, mirando de costado la puerta que hoy se yergue tan inhumana.
Seguiré tarareando hasta que vuelvas, aquello tan bello que te cantaba cuando eras niño: "que sepa reir, que sepa cantar, que sepa abrir la puerta para ir a jugar."

...........................

21 comentarios:

  1. Maravillosa, preciosa prosa que he disfrutado desde el inicio. Siempre es un placer leerte.
    =D

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras siempre me fascinan. Qué bonita forma de enlazarlas. El tema doloroso.

    Un abrazo mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  3. Un bello texto, con un desenlace muy poético. me ha encantado.
    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  4. Mi has recordado lo marcha de cada uno de mis hijos (sobre todo del pequeño) solo que de vez en cuando vuelven al nido y atraviesan de nuevo la puerta. Es bellisimo tu escrito, una prosa preciosa, besos.

    ResponderEliminar
  5. Nostálgico y evocador texto. Elegante. Íntimo. De color rojo viejo que queda en las entrañas. Literatura de la buena.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola; un textazo, con un comienzo muy lorquiano. Los elementos que van entrando en cada parte del relato son símbolos de lo que ya no será. Se pierden los sentidos al recordarlos. Y al final, el rayo de esperanza con un golpe de niñez. Es un juego de emociones. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Un portazo a los sentimientos, el nido vacío y los brazos siempre abiertos a la espera. Precioso, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hasta llegar al síndrome del nido vacío hemos transitado entre versos prosaicos por sentimientos y recuerdos. Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Que dura es tener que cerrar la puerta a alguien que ha sido tu vida.

    ResponderEliminar
  10. Precioso relato, llega bien dentro del alma, por su triste melancolía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Oooohhh !!!

    que belleza de relato, me ha encantado y ese final... que me emociono hasta el alma, me dejo el corazón inquieto

    ResponderEliminar
  12. Un relato que te lleva por un camino para luego hacerte ver que no se trataba de un amor hombre-mujer..sino madre-hijo...duele mucho mas cuando es asi...besoss.

    ResponderEliminar
  13. Bello relato de esas puertas que irremediablemente nos cierran los hijos. Te dejan dolor pero también esperanza. Gracias Vivian por enseñarnos lo que hay detrás de tu puerta. Un beso grande

    ResponderEliminar
  14. Tus letras me han dejado un nudo en la garganta... a veces cerrar ciertas puertas es lo más duro que debemos hacer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Pienso como Diva de noche. Parecía que iba por un lado, para resultar que realmente iba por otro. Eso es escribir bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Es un texto manifiesto de como escribes, parece que sentía tu voz igual que si me lo estuvieras leyendo.


    Un beso, dos abrazos, tres mimos y cuatro sorbitos de cava :)

    ResponderEliminar
  17. La segunda vez que cortan el cordón umbilical parece que duele más si cabe, aunque está la esperanza de que no es para siempre y vuelven... aunque sea por navidad jejeje.

    Un beso grande, rubia urugalla :)

    ResponderEliminar
  18. No me puedo imaginar como serán las emociones propias del nido vacio, me gustó mucho tu relato porque sin ser dramática, desnuda lo esencial, lo elementos, el sentimiento puro

    Beso grande Vivian!

    ResponderEliminar
  19. Me ha emocionado especialmente el último punto y aparte. No sé... Suena como a nostalgia, a pena...

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  20. Pone los pelos de punta por la emoción...ver crecer y quedar atrás...la puerta como un muro absolutamente infranqueable...buffff...
    Besos

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!